Con el propósito de completar una compleja instalación audiovisual, Chili Entertainment nos encargó el desarrollo y fabricación de un cielo artificial de estrellas.

Se simularon las estrellas mediante LEDs blancos que parpadeaban en forma independiente de acuerdo a diferentes patrones de intermitencia estelar estudiados y reproducidos, lo cual logró dar una sensación de realismo impactante. Se utilizaron  diferentes niveles de modulación lumínica y un cuidadoso manejo de la frecuencia de variación de dichos niveles en forma aleatoria. El cielo se conformó de un total de 800 estrellas artificiales que deslumbraron a cada uno de los visitantes.